Scimmie Volanti

Asociación y Escuela de Circo de Madrid

Circo Social

Una de las partes más importantes y que más nos atrae en la asociación es la vertiente social del circo.

Paulatinamente el circo se está convirtiendo no sólo en una expresión artística, sino también en una poderosa herramienta educativa y de transformación social, cada vez más empleada en diferentes ámbitos, desde la inclusión de colectivos en situación desfavorecida hasta la intervención con personas con diversidad funcional.

El circo tiene la enorme ventaja de abarcar multitud de disciplinas, que al margen de los beneficios físicos y motrices que ya conocemos, hay que sumarle los beneficios sociales, emocionales y psicológicos que nos permite trabajar, tales como: la confianza, autoestima, autosuperación, constancia, trabajo en equipo…

Scimmie Volanti, desde hace años, mantiene varios proyectos sociales con distintos recursos, como: el Centro de Acogida de Refugiados de Alcobendas (C.A.R.); intervenciones con distintos programas de absentismo escolar y actualmente nos encontramos generando nuevos proyectos entre los que se encuentran talleres con la Fundación Sindrome de Down Madrid.

El circo se erige como una propuesta pedagógica en la que se engloban aspectos físicos, relacionales y psicológicos. A través de las diferentes disciplinas no sólo se desarrollan la condición física y la motricidad, sino también la creatividad y diversas habilidades sociales como la comunicación o la cooperación.

Proyecto circo social de la asociación

Proyecto circo social de la asociación

En otros países europeos, como Alemania o Francia entre otros, existe la figura del circopedagogo, y el circo se contempla como una importante herramienta desde el punto de vista pedagógico.

Cómo contribuye el circo al desarrollo físico y mental, se refleja también en la larga lista de aspectos que se tratan de forma indirecta en la práctica de las diferentes disciplinas, como la cooperación, el trabajo en equipo, la toma de responsabilidades, el respeto mutuo, la asertividad, la resolución de conflictos, la superación personal o la aceptación de las propias limitaciones.

Por otra parte, el trabajar a través del arte fomenta la creatividad, y el hecho de que las personas participantes comprueben de lo que son capaces hace que aumente la confianza en ellas mismas, con lo que también se trabaja el autoestima.

Por otra parte, el circo es una excelente herramienta crítica e integradora. El espíritu del circo se basa en el grupo y en la diversidad: si el grupo no funciona, no puede llevarse nada a cabo de manera satisfactoria, hay que trabajar de manera conjunta y colaborar, no competir.

Respecto a la diversidad, el circo permite expresarse libremente, independientemente del contexto social del que provengan o de su edad.

Todo esto hace que cada vez más y más profesionales de la educación decidan utilizar alguna de las disciplinas circenses como herramienta pedagógica.

Club de Circo infantil

Todos los sábados, los peques que se encuentran en el C.A.R. vienen al Club de Circo donde comparten espacio de juego, aprendizaje y crecimiento con los chavales del barrio. Favoreciendo la descontextualización del recurso y creando lazos externos encuentran el apoyo para afrontar el cambio de realidad que les ha tocado vivir.

Clases de Circo inclusivas con el C.A.R

No sólo los más peques, si no que el resto de personas atendidas en el Centro de Acogida, pueden venir a las clases regulares que se imparten en la asociación diariamente en horario de tarde.

En las clases, estas personas trabajan la confianza en sí mismas para fortalecerla o renovarla. También interaccionan con compañeros ajenos al recurso, en un ambiente de distensión y relajación, favoreciendo la inclusión en la comunidad. A través de estos talleres, logran crear una nueva identidad alejada del estigma social de vulnerabilidad.

Workcamp y Festival Arcoiris

Otro de los proyectos que realizamos es un workcamp, en verano, donde participan conjuntamente personas voluntarias de países del todo el mundo y las personas acogidas en el C.A.R.

Durante unos días, estas voluntarias conviven con las personas atendidas en el C.A.R., realizan y prueban diferentes disciplinas circenses, se conocen, intercambian experiencias y, juntas, preparan un espectáculo que posteriormente presentan en el Festival Arcoiris de Alcobendas.

Talleres de circo con la Fundación Síndrome de Down Madrid

Uno de nuestros proyectos más recientes, y que esperemos vaya creciendo.

En estos talleres se aprende que las capacidades no tienen límite, ya que se permite que éstas fluyan realizando tareas que pensábamos imposibles. Jugamos, bailamos y pasamos una tarde de diversión, en la que aprendizaje e interacción son el camino para desarrollar las habilidades físicas y sociales.

Talleres de circo con jóvenes en riesgo de exclusión o absentismo escolar

Estos talleres nos han demostrado ser muy eficaces a la hora de mejorar el autoconcepto y trabajar la confianza con los demás, favoreciendo así la expresión emocional y la escucha activa. A través del circo, se trabaja el vínculo con los compañeros y se crean relaciones entre iguales basadas en el respeto y el apoyo.

Además de mejorar las habilidades físicas y sociales, el hecho de que sean indispensables confianza y colaboración para el correcto desarrollo de las tareas (como colocarse en manos de los compañeros y compañeras), convierten este taller en una gran herramienta para la consecución de una red social no jerárquica.

Festival circo de Calle

En septiembre la asociación organiza un festival de circo, en el que los espectáculos se realizan en la calle, en diferentes plazas del barrio.
Este festival cuenta con el apoyo de varias asociaciones y entidades sociales, acercando y democratizando la cultura, haciéndola accesible a todas las personas, además todos los espectáculos cuentan con interprete de lengua de signos.